viernes, octubre 08, 2004

Cárcel para los periodistas. El caso de Judith Miller

Judith Miller, reportera de The New York Times, se enfrenta a 18 meses de cárcel por negarse a revelar sus fuentes de un artículo... ¡que nunca escribió y que su diario nunca publicó! El caso resulta tan escandaloso que a todos los periodistas debería erizársenos el vello. La investigación en curso trata de determinar quién filtró a otro periodista, Robert Novak, la identidad de una agente de la CIA, delito federal en Estados Unidos. Miller se entrevistó con algunas fuentes con la idea de escribir un artículo sobre la agente desenmascarada, Valerie Plame. Sin embargo, el artículo no fue escrito y, por ende, tampoco publicado. El juez entiende que en el curso de esas entrevistas de Judith Miller puede estar la clave de quién o quiénes filtraron al otro redactor el nombre de Plame. Como Miller se niega a revelar sus fuentes, se enfrenta ahora a la posibilidad de pasar 18 meses en la cárcel. No estamos hablando de Cuba, esto sucede en Estados Unidos, the land of the free, cuya constitución recoge en la Primera Enmienda el derecho de los periodistas a proteger a sus fuentes. Corren malísimos tiempos para Estados Unidos en general y para los periodistas en particular. In God we trust para que nos libre de jueces de esta calaña y del mismísimo Bush.