miércoles, octubre 20, 2004

El perdón

Para cerrar el capítulo de Jaime Campmany: el leído columnista escribe al día siguiente de la carta de Luis Yáñez. "Quizá la nobleza y la hombría impulsen a Yáñez a pedirme por su infamia el perdón humilde que le pido por mi posible desacierto". La infamia pasa por llamarle falangista. Otra jaimitada más de este sujeto. Está expuesto más abajo: Campmany chochea.